Home MP Tyron Guerrero, un pelotero que lanza pensando en sus raíces

Tyron Guerrero, un pelotero que lanza pensando en sus raíces

532
SHARE

Un pintoresco poblado de pescadores, ubicado a 25 minutos de la ciudad de Cartagena, fue el lugar que la naturaleza escogió para que uno de los peloteros con mejor presente en el béisbol profesional de los Estados Unidos viera la luz por primera vez.

Solo pocos días del mes de enero de 1991 habían transcurrido cuando a la familia Guerrero llegó un nuevo integrante: Tyron Luis. Entre las destapadas calles de su pueblo, Bocachica, transcurrieron sus primeros años de vida. Fue en ese lugar donde dio rienda suelta a su pasión por el fútbol, el primer deporte que lo sedujo.

Con el pasar de los años, los consejos de su vecino Fabián Marrugo lo empezaron a enrumbar hacia el béisbol. Poco a poco, se empezó a enamorar del deporte de la pelota caliente y entrar de lleno a este mundo, recordó su progenitor.

Su talento llamó la atención de conocedores del béisbol durante unos Juegos Intercolegiados. Tanto así que una conocida escuela en el ‘Corralito de Piedra’ lo adoptó. Con esfuerzo y dedicación, Tyron empezó a demostrar que era una figura de exportación y así llegó a las academias de los Astros de Houston y Tampa Bay Rays, donde infortunadamente no logró tener el mejor rendimiento.

El Cartagenero  nunca se dio por vencido y siguió trabajando arduamente, a pesar de las vicisitudes por las que atravesaba. Estuvo ad portas de sucumbir y saltar al baloncesto, deporte en el que seguro no habría pasado desapercibido debido a sus más de dos metros de altura.

Sin embargo, Tyron prefirió tomar la vía de la perseverancia y cumplir su sueño de ser una estrella del béisbol. Todos los esfuerzos hechos por el lanzador empezaron a dar sus frutos en el 2009, cuando firmó como agente libre aficionado con los Padres de San Diego.

“Él se desilusionó y estuvo a punto de irse a Estados Unidos a jugar basquetbol, porque no lo habían firmado. A las pocas semanas me dijo que iba insistir con los Padres y si no salía, iba por el baloncesto. Gracias a Dios lo firmaron. La última fue la vencida”, aseguró Ramón Guerrero, su padre.

El 2017 ha sido un año de quiebre para el cartagenero. Defendió los colores del combinado nacional en el Clásico Mundial de Béisbol, así como también participó en el Juego de Futuras Estrellas, dos escenarios en los que demostró sus habilidades y potencial para el deporte de la pelota caliente.

“En el Clásico me sentí muy orgulloso. Fue una experiencia muy especial para mí, algo emocionante, más cuando cantamos el himno de Colombia se me erizó la piel”, aseguró el pelotero.

A pesar del éxito logrado en los Estados Unidos, Tyron no olvida sus raíces. Es consciente que se ha convertido en un modelo a seguir para los más pequeños de su “isla bonita”, como él la llama, por lo que sostiene que no escatimará esfuerzos para apoyarlos por medio de una fundación, con la intención que sigan sus pasos y por medio del deporte encuentren una vía para cumplir sus sueños.

SHARE